Javier Ávila, mejor conocido en la región como el padre ´´Pato´´ aseguró que el autor de la muerte de sus hermanos jesuitas en Cerocahui es responsabilidad de el sujeto apodado ´´el chueco´´ y a través de un mensaje lo dejó saber:

´´Ya no puedo callar y necesito compartirles mi dolor, estaba yo saliendo de Creel hacia Chihuahua a mediodía, cuando me llamaron de Cerocahui para decirme que ´´el chueco´´ cabeza de delincuentes, acababa de matar a Javier Campos y a Joaquín Mora, ambos hermanos míos jesuitas.

Lo tuve que callar porque había amenazas sobre la comunidad si acaso hablaban.
La noticia ya corrió y empiezan los operativos para buscar al homicida, quien además se llevó los cuerpos y no sabemos cuándo los regresarán, son muchos los detalles, pero no es el momento mas que para compartirles mi dolor, mi rabia y también mi fe en el Dios de la vida que nos sigue a dar la vida por los demás y a no detener nunca el paso, porque nos queda mucho por andar, Los quiero en serio´´.