Los diputados federales y locales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) reiteran su apoyo al Instituto Nacional Electoral (INE) para posponer la consulta para revocación de mandato y condenan los ataques constantes del Gobierno Federal y del partido de Morena, que pretenden hacer del ejercicio una herramienta publicitaria y demagógica, más que democrática.

La dirigencia morenista se aferra de manera amañada a un ejercicio que desde un inicio ha viciado con sus decisiones, primero queriendo que sea más una ratificación, lo que contraviene a la ley y que ya se encuentra en tribunales. Segundo, porque si realmente tuviera interés en que se realizara en tiempo y forma no hubiera negado el presupuesto necesario para su organización y factibilidad.

Además, el PRI no puede apoyar el llevar a cabo una consulta a modo y propagandista, cuando hay prioridades en los rubros de salud, seguridad, economía y están en puerta seis elecciones estatales. El derroche en un ejercicio de simulación no está en la agenda de nuestro partido, lo que sí está es resolver los problemas que enfrenta la ciudadanía como resultado de malas decisiones del partido oficialista y derivados de la pandemia por Covid-19.

Ratificamos nuestra confianza en las autoridades electorales, ya que han demostrado objetividad, eficiencia y profesionalismo en la operación de los ejercicios electorales, permitiendo la alternancia y confirmando su compromiso con los mexicanos, con la transparencia y la democracia.