La subdirectora del turno vespertino del Colegio de Bachilleres, Pamela Ramírez, detalló todas las medidas con que cuenta la institución, para prevenir los contagios por Covid-19. Expresó que es de gran importancia aclarar que para la dirección del plantel, lo primordial es la salud del personal docente, administrativo y de los estudiantes.
“Para tratar esto de la pandemia, nosotros seguimos los lineamientos establecidos en la Secretaría de Salud, el lineamiento en el que nos basamos es el NSSCEM0142021, emitido por la Secretaría de Salud. De él se desligan lo que vienen siendo los protocolos y la Casa-EMS, siguiendo además la modalidad híbrida, que es impartir clases de manera presencial y virtual.”

En este sentido, dio a conocer que lo primero es tener las entradas en los despachadores con gel antibacterial, además de exigir que los alumnos y el personal porten cubrebocas. También, están al pendiente del lavado de manos y el chequeo de temperatura; además, los padres de familia tienen el aviso de que, si en algún momento los hijos presentan síntomas de gripa o tos, no deberán acudir al plantel. La misma indicación para los compañeros del centro del trabajo. Por mínima que sea la sintomatología.
También, en Cobach aplican sanitización en las áreas comunes, hasta dos veces por turno, cuidando también que la afluencia sea de menos del 50% de capacidad. “Es decir, aquí la asistencia es voluntaria: los alumnos que decidieron quedarse en casa; de un grupo por decir, de 30, si cinco se me quedaron en casa, ya nada más me quedaron 25, esos 25 se segmentan en dos grupos. El grupo 1 viene una semana y el grupo 2 la siguiente semana, de forma que un alumno asiste a la escuela cada 15 días”, dijo.
Otra medida es en los laboratorios de ciencias experimentales y de informática. En estos espacios, ingresa un primer grupo; posteriormente, invierten 10 minutos para sanitizar y otros 10 minutos para ventilación. Después de este tiempo, entra el siguiente grupo. “Nadie comparte un laboratorio sin estar sanitizado”, enfatizó.