Gracias a la implementación oportuna de protocolos de prevención sanitaria, el Sistema Penitenciario de Chihuahua cumplió 90 días sin que se presenten casos positivos de COVID-19 en las personas que se encuentran privadas de la libertad.

En conjunto con la Secretaría de Salud se creó un programa de atención y actuación específico para los todos Centros de Reinserción Social de la entidad, derivado de la contingencia sanitaria.

En el Sistema Penitenciario de Chihuahua, se tuvo un total de 336 casos acumulados confirmados en personas privadas de la libertad, de los cuales se recuperaron 322, es decir, un 96 por ciento de índice de recuperación.

Como parte de los protocolos de prevención, se evaluaron a mil doce personas, además de diversas acciones como:

Suspensión y reactivación de visita familiar de acuerdo con el semáforo epidemiológico.

Habilitación de áreas tanto en módulos como en clínicas para la concentración de las personas confirmadas y sospechosas, las cuales incluyen la habilitación de un área de Triage respiratorio y el trazado de la ruta COVID-19 en cada Cereso.

Uso obligatorio de gel antibacterial y cubrebocas.

Monitoreo diario a través de oximetrías y toma de temperatura a toda la población penitenciaria.

Coordinación constante con la Secretaría de Salud para la adecuación de protocolos.

Dotación de medicamento (Ivermectina).

Vacunación al cien por ciento de la población de los biológicos dotados por la Secretaría de Salud.

Con esta serie de acciones, actualmente el Sistema Penitenciario ha mantenido 90 días sin que exista un caso confirmado de contagio, sin embargo, se mantienen activos los protocolos, con la finalidad de que prevalezca esta situación.