Al hacer un recorrido por el periférico norte se puede apreciar que en algunos sectores se han presentado los deslaves, muy característicos en temporada de lluvia, apreciándose piedras de gran tamaño a un costado de la cinta asfáltica representando un riesgo tanto para automovilistas como para peatones.

Además se pudo constatar la presencia de basura y maleza, haciendo el llamado a la autoridad correspondiente a que ponga atención a estos detalles.