Agentes de la Patrulla Fronteriza respondieron a una llamada de una casa de campo que había sido asaltada donde se sabía que habían sido robadas armas.

Los agentes arrestaron a tres indocumentados, mismos que estaban en posesión de dos pistolas cargadas, municiones, comida y ropa de la casa. Todos los sujetos fueron remitidos a la Oficina del Sheriff del condado de Hudspeth en espera de cargos estatales por cargos de entrada ilegal y robo de propiedad.