El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informa a la población sobre los riesgos de comer de forma no adecuada y poco saludable, ya que existe una relación entre la calidad de alimentación y la gravedad de sus síntomas al enfermarse de SARS-CoV-2.

De igual manera, llevar una alimentación saludable y balanceada podría ayudar a un mejor restablecimiento de su salud.

Es importante que antes de presente alguna enfermedad como diabetes, hipertensión u obesidad o incluso en condiciones de riesgo como el sobre peso se lleven a cabo las adecuaciones saludables en la alimentación.

Pero si ya tiene un diagnóstico positivo de este padecimiento, es recomendable evitar la ingesta de carbohidratos simples, en particular:

-Harina refinada
-Azúcar
-Cereales refinados
-Jugos industrializados

Aunado a la reducción en el consumo de grasas no saludables, las cuales se encuentran en alimentos procesados como embutidos, manteca, margarina y aderezos. En tanto que la comida rápida debe evitarse al máximo.

Junto con el tratamiento farmacológico que se le dé al paciente, es importante incrementar el consumo de:

-Verduras. De preferencia crudas, a la plancha o cocinadas al vapor.
-Cítricos
-Carnes magras (pollo, pavo, pescado)
-Huevo
-Legumbres y cereales integrales de grano entero.
-Aguacate
-Aceite de oliva

En caso de falta de apetito y fatiga, hay que optar por alimentos de fácil masticación, como lo son las cremas de verduras, ensaladas, caldos o sopas.

También se pudieran presentar casos de diarrea debido a la enfermedad por lo que disminuir las grasas y frituras alivia un poco las molestias, así como aumentar el consumo de líquidos.

Es esencial mantener una adecuada hidratación y garantizar el consumo de agua natural, o aguas frescas sin azúcar, especialmente en estados febriles o al haber presencia de tos.

Finalmente, el IMSS Chihuahua invita a sus derechohabientes a acudir con regularidad a los módulos PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de Medicina Familiar, en donde personal capacitado los orientará para mantener un estado óptimo de salud.