Después de casi tres semanas de estar en medio de un infierno en la sierra de Carichí, debido al incendio forestal que terminó por consumir alrededor de 7 mil hectáreas de flora, ayer finalmente terminó el fuego en aquella zona, gracias a la participación de decenas de brigadistas que trabajaron constantemente, pero además al apoyo aéreo que se tuvo con el vuelo de tres aeronaves.

Alejandro Gutiérrez, presidente electo de aquel municipio, en entrevista para este medio de comunicación, refirió que desde el pasado martes comenzaron a contemplar la posibilidad de usar avionetas fumigadoras para el traslado de agua hasta la zona de siniestro, sin embargo el costo era de 200 mil pesos, utilizando tres aeronaves, por lo que se realizó la gestión con los propietarios de las mismas, logrando reducir el costo a 90 mil pesos.

´´Agradezco a quienes participaron en este plan, pues al lograr conseguir el descuento por el vuelo de tres horas de las avionetas, se vio el interés de la ciudadanía por apoyar en la causa, pues alrededor de las 6:00 de la tarde del martes pusimos la convocatoria para donativos y ya para las 10:00 de la noche teníamos reunidos 70 mil pesos ´´ expresó el presidente electo.

Añadió que se han estado recibiendo donativos en especie, como comida, agua, entre otros artículos que fueron llevados a los brigadistas que trabajaban intensamente para sofocar las llamas.

Por fortuna el incendio fue controlado y aunque el daño el ecológico es grave, se logró evitar que siguiera extendiéndose y terminara por consumir mas hectáreas del habitad de muchas especies animales, así como la destrucción de las variedades de flora.

Por último realizó la invitación a las autoridades de los municipios donde aún se encuentran en los incendios forestales a copiar el esquema de vuelo de avionetas que resultó muy efectivo en la zona de Carichí.